Que no está muerto lo que puede yacer eternamente.

GdS TV

03 July 2008

Stop Making Sense


Encima, de izquierda a derecha, Weymouth, Frantz y Harrison. Debajo, Byrne

Increíble. Que los Talking Heads eran un grupazo todos lo sabemos. Me arrepiento profundamente de no haberles dado antes la escucha que merecen. Sí, "Burning Down the House" estaba en mi lista de reproducción desde hace tiempo, pero nunca me había dado por profundizar más. Ahora, tras escuchar algunos discos y sobre todo tras ver "Stop Making Sense" estoy convencido de que son uno de los grupos más divertidos que poblaban las ondas sonoras a finales de los 70 y principios de los 80, la época de lo que se vino a denominar "New Wave". Los Heads empezaron tocando en el CBGB con los Ramones, pero su música es bastante distinta. Las letras un poco esquizofrénicas y siempre interesantes de Byrne encajan perfectamente en una música que suena sencillamente como ninguna otra.

"Stop Making Sense" es una película dirigida en 1984 por Jonathan Demme, conocido por "El Silencio de los Corderos". Está formado por tres conciertos de los Heads montados bastante bien --aunque a veces se note alguna desincronización-- y sobre todo sin la fea costumbre de andar cambiando cada 5 segundos de músico, enchufar a los caretos del público asistente o hacer cosas "creativas" con la cámara.

Pero lo más importante es que las canciones son muy buenas, están ejecutadas impecablemente, con la adición de dos coristas, un guitarrista, un tecladista y un percusionista a los cuatro Heads, y sobre todo, es muy divertido de ver. A modo de ejemplo, he puesto en la TV algunos momentos emblemáticos del concierto.

En primer lugar podemos ver el principio de la película. Byrne aparece con su traje gris y su tupé, con una guitarra acústica y una casete en la mano. Deja la casete en el suelo, le da al play, se oye la batería y ataca "Psycho Killer", uno de los temas más conocido de los Heads.

Después de esto, los músicos se van añadiendo poco a poco: entra la bajista para tocar "Heaven", luego el batería, el tecladista, el percusionista... hasta que para "Burning down the house" ya están todos en escena. Pero el climax del concierto es la siguiente (que podéis ver en la TV), la famosa "Life During Wartime", en la que Byrne ejecuta unos bailes espasmódicos y termina dándose tres vueltas corriendo al escenario.

Luego, corte. Parecen volver más o menos a la normalidad, pero en realidad lo que pasa es que "Life During Wartime" era la última de un concierto y empieza otro, del cual merece la pena destacar la canción de los Tom Tom Club (que eran los Heads pero sin Byrne), en la que podemos apreciar los encantos de la bajista. La canción se llama "Genius of Love" y está en la TV.

Y, para terminar, uno de los momentos que han pasado a la historia: para "Girlfriend is Better", Byrne se calza un traje gigante y nos empieza a recitar aquello de "Stop Making Sense". Creo que con esas selecciones es suficiente para entusiasmarse por la película. Mi recomendación es absoluta. Yo pensaba comprármela en DVD, pero ya me dejé los cuartos en uno de los Who, del que también hablaré un día de estos. Claro que eso es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

2 comments:

Kunzahe said...

Yo me haré con él un día de estos.

Me encanta la música de Talking Heads, dan ganas de ir por ahí dando saltos.

Guybrush, said...

Qué gran grupo, cómo molan... y ¡hasta tienen una versión de Our House!